LA BARROSA

El concepto principal pasa por abrir el espacio hacia el jardín, y que éste se introduzca en la vivienda, desdibujando los límites entre ambos. Se opta por una planta en forma de L, de manera que ambos brazos se abran al jardín. Uno de ellos, con la mejor orientación, la sur, y el otro, a oeste, queda ciego en planta alta y protegido completamente por los pinos y por el retranqueo de la fachada en planta baja. De esta forma, el jardín se mete literalmente en la vivienda, y se genera un porche central con la mejor orientación. Para asegurar la intimidad de los dueños, uno de los brazos tiene dos alturas, ubicando la zona de trabajo y dormitorios de invitados en la planta superior, impidiendo además las vistas desde el acceso principal.

Debido a las condiciones climatológicas de Cádiz, era básico que incluso desde el punto de vista constructivo, la vivienda se refrescase a sí misma, más allá de la simple elección de colores claros y materiales tradicionales. Se propone una fachada ventilada, con cerramiento de piezas cerámicas de 300 mm x 1200 mm de color blanco, de manera que se optimizan costes y tiempo de ejecución, y la radiación solar es reflejada mientras que la circulación de aire fresco por la cámara de aire permite que nunca se alcancen temperaturas elevadas. Para optimizar al máximo el consumo energético, aspecto clave en el proyecto, el sótano ocupa una superficie mayor que la casa sobre rasante, de manera que se puede iluminar y ventilar naturalmente mediante lucernarios colocados en el jardín.

 

 

 

  • Categorías

    Proyectos
  • Tipo

    Residencial
  • Localización

    Playa de La Barrosa, Chiclana (Cádiz)
  • Superficie

    250m2
  • Año

    2012
  • Intervención

    Proyecto + Obra